A coffee with CreateTrade
A blog for our supply chain readers

blog post with image

¿Qué le pasa al mundo cuando las potencias se pelean?

Las tensiones comerciales de los últimos dos años tuvieron en jaque al mundo entero. Las bolsas cayeron, las monedas se devaluaron, las inversiones cambiaron de rumbo y las exportaciones buscaron nuevos mercados. Mientras tanto, algunas economías en desarrollo se beneficiaron. ¿Cuál fue el resultado del enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China?

¿Sabes cuándo empieza una guerra comercial? Ocurre cuando un país le impone trabas al comercio a otro Estado o grupo de países. A partir de ahí, las relaciones no vuelven a ser las mismas, ya que el país perjudicado contraatacará, fijando restricciones mayores. Los enfrentamientos comerciales suelen descansar bajo la ley del Talión “ojo por ojo, diente por diente”.

Exactamente eso fue lo que ocurrió entre Estados Unidos y China, desatando un enfrentamiento comercial que tuvo expectante al mundo entero. El gigante norteamericano fue quien comenzó la guerra en marzo 2018, al anunciar una suba de aranceles sobre importaciones chinas.

Bajo el lema de “defender los intereses del país y la población”, el presidente chino Xi Jinping respondió a los ataques, imponiendo penas arancelarias a más de 128 productos importados desde Estados Unidos.

Para cuando el enfrentamiento comenzó, el mundo había crecido un 3,7% en 2017, con un comercio internacional de U$S 16,3 billones, teniendo a China y Estados Unidos en el centro de la escena, como principales países exportadores. Las proyecciones para 2018 y 2019 esperaban una actividad económica mundial fortalecida, con una tasa de crecimiento del 3,9%.

Después de un año de tensiones comerciales, la expansión mundial se debilitó y se proyectaron menores tasas de crecimiento para 2019 y 2020, en parte por las consecuencias negativas a nivel mundial que ocasionaba el enfrentamiento entre Estados Unidos y China.

A medida que la guerra comercial se endurecía, los mercados financieros sufrían bajones en sus bolsas, especialmente a lo largo de Europa y Asia, con caídas entre 0,65% y 2,5%.

Un día China jugó una carta fuerte. Devaluó su propia moneda y la dejó caer a valores que no se veían desde 2008. Esta decisión afectó a monedas de países emergentes, las cuales sufrieron devaluaciones contra el dólar entre 0,75% y 1,80%.

¡Esto no termina acá! Las inversiones que los países realizaron en el exterior, durante el 2018, disminuyeron un 13% respecto al 2017. En realidad, la caída fue más pronunciada en economías desarrolladas (-27%), mientras que las economías en desarrollo experimentaron un leve aumento (+2%), recibiendo mayores inversiones que el año anterior.

No todas las noticias son malas. Un día (aparentemente) llegó la calma con el anuncio público de que Estados Unidos y China habían logrado un acuerdo comercial, necesario a nivel mundial y para ellos mismos que tanto se dañaron mutuamente durante el conflicto.

El pacto establece que China aumentará la compra de productos estadounidenses en los próximos dos años y que Estados Unidos no impondrá nuevos aranceles, así como que disminuirá impuestos que entraron en vigencia en septiembre del año pasado. Gracias a este acuerdo, disminuyeron los riesgos a que el comercio mundial siguiera cayendo, elevando las perspectivas de crecimiento.

No quisiera terminar sin antes asegurarme haberte enseñado algo con todo esto. A veces nos confundimos al pensar que las consecuencias de un enfrentamiento las sufren solo los protagonistas. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado, dentro del cual las decisiones de unos pocos afectan la vida de cientos de miles de personas.

Si vivís o haces negocios en un país emergente tenés que tener en cuenta que son países muy vulnerables a lo que suceda en el mundo. La devaluación o apreciación de monedas dominantes (como el dólar, euro o yuan) puede ocasionar variaciones muy pronunciadas en las monedas de los países en desarrollo. Esto puede perjudicar tanto como beneficiar a estas economías, porque tal variación del tipo de cambio puede volverlos más competitivos a nivel mundial, mientras que puede empobrecer a la economía local.

Lo segundo que quiero resaltar es que cuando el escenario económico se torna tan complejo, los países cambian sus decisiones de inversión fuera de sus fronteras, postergando o cancelando inversiones e incluso modificando estrategias de inversión. Este cambio de rumbo puede despertar el interés de los inversionistas por mercados que antes parecían invisibles. Si sos uno de ellos, recomiendo evalúes la posibilidad de invertir en países con potencial de crecimiento, muchos de ellos son ricos en recursos naturales y puede que te veas favorecido en los valores de inversión gracias a un tipo de cambio conveniente.

El acuerdo entre Estados Unidos y China llegó al mismo tiempo que apareció una nueva amenaza para el comercio global. ¿Será el coronavirus el nuevo “Cisne Negro” que afecte a los mercados internacionales al punto de modificar nuevamente la estructura de crecimiento mundial?

Para aquellos que quieran conocer en detalle cuáles fueron los aranceles que cambiaron durante el enfrentamiento y en qué medida, y cuáles son los puntos clave del acuerdo, los invito a consultar los siguientes links:

https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2019/08/06/5d49603cfdddffb74d8b45f5.html https://cnnespanol.cnn.com/tag/guerra-comercial/#0

¡Hasta la próxima!



By Julieta Colella for Create Trade

1100 Lee Wagener Blvd,
Fort Lauderdale, FL United States.